La Agencia Tributaria que, lamentablemente, en muchas ocasiones  se olvida que detrás de un DNI o CIF hay seres humanos que sufren, en los últimos años ha venido vetando que el contribuyente pueda aportar documentación en vía de recurso de reposición cuando bien podría haberlo hecho en vía de trámite de audiencia (es decir, durante la tramitación de procedimiento).
La verdad es que en nuestro despacho hemos tenido éxito anulando liquidaciones tributarias por estos motivos pero también hay que reconocer que la lucha continúa. La Administración sigue con esa actitud de preferir liquidar y que el justiciable tenga que recurrir que intentar, de buena fe, encontrar la verdad.
Y es cierto que, en algunas ocasiones, algunos obligados tributarios puede ser que abusen y escondan documentación para hacer daño a los intereses de Hacienda, es decir, que actúen de mala fe escondiendo dados, en cuyo caso, puede llegar a comprenderse que no se acepten documentos. En estos casos, lo vemos comprensible: la ley no puede amparar el abuso del derecho. A modo de ejemplo: aportar un contrato de préstamo privado cuando ha terminado una inspección.
Pero en otros casos, la realidad es muy diferente, tratándose, de asuntos muy sencillos en los que A TODAS LUCES se constata que unos contribuyentes,  por mil motivos (generalmente que no se enteraron a tiempo), no pudieron atender el requerimiento de turno.  En estos casos, creemos que la Administración  no actúa correctamente porque le da la espalda a la verdad en temas muy básicos que afectan a la gente más débil.
A modo de ejemplo, ¿qué sentido tiene que un arrendador de un local, que no pudo acreditar las retenciones en vía de alegaciones, las pueda acreditar en vía de recurso de reposición? ¿En qué perjudica esto a Hacienda? ¿Para qué hacerle la puñeta al contribuyente y dejar que el retenedor incumplidor se salga con la suya?
Otro ejemplo. ¿Qué gana Hacienda no dejando que un humilde contribuyente no pueda deducirse los pagos por adquisición de vivienda habitual si es evidente que lo pagó?
Nuestro consejo es que no se rinda y luche.
Afortunadamente, los Tribunales siguen dando la razón al contribuyente. A modo de ejemplo, el TSJ de Madrid, en Sentencia 287/2016, de 11 de marzo de 2016, anuló una resolución del TEAR que confirmaba la decisión de la Agencia Tributaria de no admitir la acreditación de unas retenciones en vía de recurso de reposición, anulando el procedimiento y acordando la retroacción de actuaciones.
“Cuarto.

(…) Por tanto, ningún obstáculo procesal existe para incorporar al recurso y valorar los documentos aportados por la entidad actora con la demanda y, por idénticas razones, tampoco puede oponerse objeción alguna al análisis de los documentos que figuran en el expediente administrativo a la hora de resolver las cuestiones de fondo, ya que, esa aportación documental no pretende convertir a esta Sala ni antes al TEAR, en órgano de gestión tributaria, sino que tiene por finalidad justificar los hechos en que se basan los motivos de impugnación invocados frente a la liquidación recurrida, lo que tiene perfecto encaje en este proceso.

Expuesto lo anterior, lo cierto es que la documentación aportada debiera haber sido analizada por el TEAR, que contaba con los elementos probatorios necesarios para emitir un pronunciamiento sobre la pretensión actora, de modo que decidiera si resultaba procedente la deducibilidad de las retenciones cuyos importes no constaban a la Agencia Tributaria.
Esta misma Sección, en Sentencia de 14 de mayo de 2010, recaída en el recurso 624/08 , ha manifestado:
“Sobre la segunda de las observaciones del TEAR, no podemos compartir la máxima en la que se apoya el órgano de revisión. El Reglamento de revisión 520/2005, no limita la posibilidad de efectuar alegaciones ni la aportación de pruebas ante los TEAs. Impedir y no valorar la aportación de documentos porque no se aportaron ante la “inspección” puede reducir a la nada la actividad revisora, convirtiéndolo en su simple trámite sin virtualidad alguna. La interpretación llevada a cabo introduce una restricción que las normas procedimentales no han contemplado”
(…).
El Real Decreto 1065/2007, de 27 de julio, por el que se aprueba el Reglamento General de las actuaciones y los procedimientos de gestión e inspección tributaria y de desarrollo de las normas comunes de los procedimientos de aplicación de los tributos establece en su art. 96.4 establece que “Una vez realizado el trámite de audiencia o, en su caso, el de alegaciones no se podrá incorporar al expediente más documentación acreditativa de los hechos, salvo que se demuestre la imposibilidad de haberla aportado antes de la finalización de dicho trámite, siempre que se aporten antes de dictar la resolución.”
Lo que pone de manifiesto el citado precepto es que trata de delimitar el contenido del expediente administrativo a los efectos de limitar el objeto y motivación de la liquidación que se pueda dictar por la Administración, pero en modo alguno se refiere a la tramitación del recurso de reposición o reclamación económico administrativa que pudiera interponerse frente a la liquidación.
(…)
No debe olvidarse, además, que dada la función revisora de esta Sala, la ausencia de contenido de la resolución del TEAR, que es contra la que se interpone el recurso contencioso administrativo, vacía de contenido la reclamación económico administrativa, convirtiendo ese trámite en una mera formalidad y sustrayendo a la Sala de los argumentos o motivos del TEAR para desestimar la citada reclamación.
En consecuencia, hemos de acordar la retroacción de las actuaciones a fin de que el TEAR resuelva sobre tal cuestión, a la vista de la documentación presentada ante el mismo. Ello permitirá que esta Sala pueda conocer, en su caso, de la impugnación de la resolución que hubiere de recaer, derecho del que no se ha de privar a la parte recurrente, lo que sucedería en el supuesto de que este órgano jurisdiccional valorara y resolviera la pretensión sustanciada en esta sede.
<<Sentencia del TSJ de Madrid 287/2016, de 11 de marzo de 2016 Rec. n.º 11/2014. Fundamento de Derecho Cuarto.>>
WhatsApp chat