CONSULTA DE LA DGT N.º  V1458/2015. REFERIDA A CUANDO DEBE ENTENDERSE QUE EXISTE ACTIVIDAD EMPRESARIAL DE ARRENDAMIENTODGT:  11-05-2015

Por su interés, transcribimos consulta reciente de la DGT relativa a los requisitos que debe tener el contrato laboral para que cumpla los requisitos del IS para que se pueda entender que existe una actividad empresarial de arrendamiento.
En todo caso se recuerda que, a parte de la existencia del contrato de arrendamiento, resulta conveniente evaluar si realmente la sociedad necesita realmente un empleado para gestionar la actividad dado que en caso contrario la Agencia Tributaria siempre puede considerar que aunque exista una persona contratada, en realidad, dado lo pequeño de la entidad no es preciso tener una persona contratada a tal fin. A modo de ejemplo y haciendo una reducción al absurdo. Supongamos que una sociedad tiene como activo un único estudio que arrienda por 250 euros al mes. En este caso, resulta eviente que por mucho contrato laboral que exista, no puede entenderse que exista una actividad empresarial. Evidentemente, el problema puede existir en casos límite donde puede resultar complicado apreciar tal circunstancia.
N.º CONSULTA VINCULANTE: V1458/2015
SUMARIO:
IS. Hecho imponible. Concepto de actividad económica y entidad patrimonial. En este supuesto concreto, la consideración de la actividad de arrendamiento de inmuebles como actividad económica, requiere contar con una infraestructura mínima, es decir, con una organización de medios mínima para poder adquirir tal carácter. La referida organización de medios se concreta en la existencia de una persona empleada con contrato laboral y a jornada completa que se dedique a su realización. A la vista de lo dispuesto en el art. 5.1 de la LIS, es indiferente la modalidad de contrato que regule la relación laboral del trabajador con la empresa, siendo relevante que exista un contrato de trabajo en los términos que dispone la legislación laboral y que éste sea a jornada completa, con independencia de cuál sea su régimen de cotización a la Seguridad Social. Asimismo, resulta irrelevante que dicha persona tenga o no la condición de administrador de la entidad, siempre que perciba su remuneración por la realización de la actividad de arrendamiento de inmuebles, distinta de la que, en su caso, le pudiera corresponder por el cargo de administrado, entendiéndose, por tanto, cumplido el requisito establecido en el citado artículo.
PRECEPTOS:
Descripción sucinta de los hechos:
La entidad consultante se dedica a la actividad económica de arrendamiento de inmuebles. Para ello cuenta con un empleado con un contrato de trabajo indefinido, a jornada completa, cuyas funciones son exclusivamente las de gestión del arrendamiento de inmuebles.
Asimismo, el administrador actual de la sociedad es titular de más del cincuenta por ciento de las acciones de la entidad. El empleado no es socio de la entidad.
El administrador actual va a dejar próximamente el cargo, y la entidad desea nombrar como nuevo administrador el actual empleado.
Cuestión planteada:
Si, a los efectos de la existencia de la actividad económica de arrendamiento de inmuebles, es posible que el administrador de la compañía sea asimismo empleado con un contrato de trabajo indefinido y a jornada completa, o por el contrario, la figura del administrador y del empleado deben recaer en personas distintas.
Contestación:
El artículo 5 de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades (en adelante LIS), establece que:
“1. Se entenderá por actividad económica la ordenación por cuenta propia de los medios de producción y de recursos humanos o de uno de ambos con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios.
En el caso de arrendamiento de inmuebles, se entenderá que existe actividad económica, únicamente cuando para su ordenación se utilice, al menos, una persona empleada con contrato laboral y jornada completa….”
La finalidad del precepto transcrito es establecer cuándo una actividad tiene la consideración de económica en los términos del Impuesto sobre Sociedades.
En el supuesto concreto de la actividad de arrendamiento de inmuebles, la consideración de esta como actividad económica requiere contar con una infraestructura mínima, con una organización de medios mínima para poder adquirir tal carácter. La referida organización de medios se concreta en la existencia de una persona empleada con contrato laboral y jornada completa que se dedique a su realización.
A la vista de lo dispuesto en el artículo 5.1 de la LIS, es indiferente la modalidad del contrato que regule la relación laboral del trabajador con la empresa, siendo relevante que exista un contrato de trabajo en los términos que dispone la legislación laboral y que éste sea a jornada completa, con independencia de cuál sea su régimen de cotización a la Seguridad Social. Asimismo, resulta irrelevante que dicha persona tenga o no la condición de administrador de la entidad, siempre que perciba su remuneración por la realización de la actividad de arrendamiento de inmuebles, distinta de la que, en su caso, le pudiera corresponder por el cargo de administrado, entendiéndose, por tanto, cumplido el requisito establecido en el citado artículo.
Lo que comunico a Vd. con efectos vinculantes, conforme a lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 89 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.
WhatsApp chat