La Agencia Tributaria dispone de herramientas legales para actuar ante los impagos de deudas con la administración pública y, de la misma manera, funciona como intermediaria en procedimientos judiciales que causan órdenes de embargo.

Revisar la cantidad

La Ley de Enjuiciamiento Civil establece que no se pueden embargar los salarios que no superen la cuantía señalada para el SMI, y que cuando estos ingresos excedan esas cantidades se embargarán conforme a una escala que oscila entre varios umbrales. Así, los ingresos hasta los 900 euros son inembargables. A partir de ahí puede detraerse el 30% sobre la primera cuantía adicional hasta la que suponga el importe del SMI; el 50% sobre la cuantía adicional hasta el importe equivalente a un tercer SMI. Después, el 60% hasta un cuarto SMI; el 75% sobre la cuantía adicional hasta un quinto SMI, y el último tramo del 90% para cualquier cantidad que exceda de la anterior cuantía.

Atención a los límites

La segunda cuestión a considerar es que no te pueden embargar la cuenta si la nómina ingresada en una cuenta ya ha sido embargada.  Lo que sí pueden embargar son los ahorros de la cuenta, acumulados antes del embargo de la cuenta.

Usar una cuenta limpia

Si se ha aplicado un embargo de saldo a una cuenta que se usa para percibir el salario, el ejecutado podrá solicitar que sobre ese saldo se aplique la escala prevista para la nómina.

Liquidar la deuda

Una vez revisado el importe, la primera opción debe ser siempre la de liquidar la deuda con Hacienda lo antes posible, contactando con la Agencia Tributaria e indicando el número de referencia del requerimiento de pago.

Solicitar un aplazamiento

Recuerda que puedes solicitar el fraccionamiento de la deuda, pero hay que tener cuidado porque implica la generación y acumulación de intereses de demora que deberán también abonarse más adelante, engordando el desembolso total.

¿Abrir otra cuenta? Mala opción

Si se trata de evitar el impago contratando otra cuenta en una nueva entidad, es muy probable que el saldo que deposite sea también retenido.

El embargo no prescribe

El embargo no prescribe. Recuerda que un embargo acordado dentro de un proceso de ejecución judicial queda amparado por el artículo 239 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, que excluye expresamente la caducidad de la instancia en la ejecución, de modo que el embargo continuará aplicándose hasta que se cubra el impago.

En Dámaso Roldán Abogados tenemos a un equipo de profesionales a su disposición para asesorarle.

WhatsApp chat