IRPF.- NUEVA RESOLUCIÓN DEL TEAC RELATIVA A LA POSIBLE IRREGULARIDAD DE LAS INDEMNIZACIONES POR CESE.

En fecha 4 de abril de 2017 el TEAC ha dictado una interesante resolución que interpreta qué debe entenderse por indemnización por cese de actividades que en opinión del Órgano Administrativo, debe acarrear el cese definitivo de la actividad, circunstancia que no concurre si el contribuyente puede retomar su actividad sin problemas, o simplemente, se le exige un periodo de tiempo de inactividad, pero posteriormente puede volver a ejercer su profesión.

En nuestra humilde opinión, con todo el respeto que merece el TEAC, la realidad es que con mucha frecuencia tanto la Audiencia Nacional como el Tribunal Supremo termina dando la razón al justiciable. Por lo tanto, no creemos que sea una interpretación definitiva y que ofrece muchas dudas.

Dice el Tribunal.-

Por último, el sujeto pasivo manifiesta ante este Tribunal que la norma reglamentaria no exige que el cese implique necesariamente a toda actividad económica, ni tan siquiera cambiar de CNAE (pasar de asesor a carpintero), pues lo que exige la norma para acogerse a aquel apartado b) del artículo 25.1 es que la retribución compense el cese en el desarrollo de una actividad determinada. Además, se señala que con posterioridad a aquel cese no ha percibido rendimientos de la actividad económica: hasta el 3/06/2012 no obtuvo ningún ingreso que pudiera ser considerado rendimiento de la actividad o del trabajo personal; del 4/06/2012 al 7/07/2015 percibió retribuciones de la Administración Pública como alto cargo de la Generalitat Valenciana; desde julio de 2015 manifiesta encontrase en situación de desempleo.
(…)
Hecha la anterior puntualización, y a la vista del amplio y exhaustivo análisis que se ha realizado en la presente resolución de aquella ‘retribución por permanencia y razón de edad’ de suyo es concluir que no estamos ante una “Indemnizaciones … por cese de actividades económicas”, sino ante una retribución que compensa o remunera la salida del socio de la sociedad D SL . En ningún caso se está retribuyendo al sujeto pasivo por ‘cesar en su actividad económica’, sino por rescindir su relación como socio profesional con la sociedad.
Interpreta erróneamente el sujeto pasivo aquel precepto al identificar “… cese de actividades económicas” con ‘ cese de una determinada actividad’ , tratando de que el cese en la condición de socio que remunera aquella retribución, pueda tener encaje o cobijo en la norma como ‘ cese de una determinada actividad’ .
La norma es clara al condicionar o exigir que la causa por la que se percibe la “indemnización ” sea el “cese de actividades económicas ”, y, en ningún caso, la firma D SL está satisfaciendo al sujeto pasivo cantidad alguna porque éste ‘cese en la actividad económica’ que desarrollaba, limitándose aquella renta de 1.350.000 € a retribuir al socio por su separación de la sociedad.
Claro está que el sujeto pasivo, de acuerdo con lo dispuesto por los Estatutos, viene obligado a una serie de deberes y abstenciones “ aún cuando el Socio haya perdido, por cualquier causa, su condición de tal ” (artículo 8.2 de aquellos Estatutos), entre las que está, “no dedicarse, ni como profesional autónomo, ni como agente, socio … a la prestación de servicios o realización de actividades equivalentes a las de la Sociedad”,pero dicho deber de abstención se limita en el tiempo en 25 meses, lo que ratifica que dicha retribución lo es por cese del socio, y no por cese de la actividad económica. En este sentido pueden citarse las distintas resoluciones de la Dirección General de Tributos que ya se recogen en las alegaciones formuladas por el Director del Departamento, y que pueden darse por reproducidas, en tanto que señalan todas ellas que, las cantidades que se perciben por cesar la relación que unía al profesional con la sociedad no lo son, como en el presente caso, por cesar en la actividad sino por cesar en tal relación.
Alude el contribuyentes a su situación profesional posterior a aquel cese como socio de D SL para acreditar el cese en el ejercicio de la actividad. Frente a ello debe señalarse que, al margen de no haber acreditado el sujeto pasivo los hechos manifestados, véase que lo realmente decisivo para entender que la renta en cuestión “ se considere rendimiento de actividad económica obtenido de forma notoriamenteirregular en el tiempo” , es que la causa que origina aquella indemnización sea el cese de la actividad económica, resultando inocua o improductiva a estos efectos la posterior situación profesional del contribuyente; así, la obtención de cualquier tipo de renta no tendría cabida en el apartado b) de aquel artículo, por el mero hecho de que el contribuyente que la percibiese decidiese, con inmediata posterioridad, cesar en el ejercicio de la actividad; la indemnización en cuestión podrá acogerse a lo dispuesto en aquel artículo 25 del Reglamento, sí y sólo sí la misma trae causa del cese en el ejercicio de la actividad. (…).
No cabe sostener la concurrencia de ninguna de aquellas otras causas contempladas por el artículo 25 del Reglamento del impuesto. Ni tan siquiera la que se refiere al supuesto de “indemnizaciones percibidas ensustitución de derechos económicos de duración indefinida” (apartado d), toda vez que, en cualquier caso, las retribuciones por servicios profesionales prestados por el socio a la sociedad tienen fecha de caducidad, ya que aquellos estatutos prevén como causa de exclusión del socio, “haber cumplido el Socio la edad de sesenta y dos años” , supuesto éste en el que, por cierto, la ‘ retribución por permanencia y razón de edad’ pasa a ser de cero euros.
<<Resolución de 4 de abril de 2017,Vocalía 6.ª, R.G. 480/2017>>
WhatsApp chat