LA DGT  resuelve que, dado que una sociedad civil no puede ser titular de una oficina de farmacia, ésta nunca podrá tributar por el Impuesto sobre Sociedades
Una reforma reciente del IS ha supuesto que la sociedades civiles con objeto mercantil deban tributar a partir del uno de enero de 2016 por el Impuesto Sobre Sociedades.
Surgen entonces dudas acerca de qué debe entenderse al respecto. Por su interés transcribimos una Resolución de la DGT que se refiere expresamente al negocio de farmacia que resuelve que, en estos casos, dado que una sociedad civil no puede ser el titular de la concesión, no tributarán por el Impuesto Sobre Sociedad, debiendo hacerlo por el régimen de atribución de rentas, tal y como ha venido sucediendo hasta ahora.
Referencia: NFC056679
DGT:  30-12-2015

N.º CONSULTA VINCULANTE: V4142/2015
SUMARIO:
IS. Contribuyentes. Una sociedad civil con personalidad jurídica no puede ser titular de una oficina de farmacia. El ejercicio de las actividades atribuidas a las oficinas de farmacia corresponden al farmacéutico titular-propietario de la misma, sin que puedan ser ejercidas dichas actividades por una sociedad mercantil, por lo que los rendimientos derivados de dicha oficina en ningún caso pueden tributar por el Impuesto sobre Sociedades.
IRPF. Base imponible. Rendimientos de actividades económicas. Delimitación. Actividades profesionales. En general. Los rendimientos derivados de la oficina de farmacia tributan en el IRPF correspondiente a los farmacéuticos titulares de dicha oficina, bien individualmente, o en régimen de atribución de rentas, en el caso de que la autorización se atribuya, como permite la normativa reguladora de las farmacias, a varios farmacéuticos de forma conjunta, cuya agrupación no puede tener una personalidad jurídica distinta a la de las personas físicas que la integran [Vid., consulta DGT, de 20-09-2012, n.º V1834/2012 (NFC045456) ].
PRECEPTOS:
Descripción sucinta de hechos:
La entidad consultante es una entidad de derecho público que representa a los Colegios de Farmacéuticos.
Cuestión planteada:
Posible aplicación a las farmacias del artículo 7, apartado 1, letra a) de la Ley del Impuesto sobre Sociedades.
Contestación:
La letr a a) d el apartado 1, del artículo 7 de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto so bre Socieda des (BOE de 28 de noviembre), e stablece que serán contribuyentes del Impuesto, cuando tengan su residencia en territor io español “a) Las personas jurí dic as, excluidas las sociedades civiles que no tengan objeto mercantil.”
La cuestión relativa a quién corresponden fiscalmente los rendimientos obtenidos por una oficina de farmaci a, si al farmacéutico persona fí sica, titular de dicha oficina, o a una persona jurídica, ya ha sido resuelta por este Centro Directivo, en la consulta V1834-12, en la que se manifestaba , en relación con una sociedad limitada profesional constituida por el farmacéutico consultante, lo siguiente:
El artí culo 103.4 de la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad (BOE de 29 de abril) dispone que: “sólo los farmacéuticos podrán ser propietarios y titulares de las oficinas de farmacia abiertas al público. “
Por su parte, la ley 16/1997, de 25 de abril, de Regul ación de Serv icios de las Oficinas de Farmacia (BOE de 26 de abril), e stablece en su artículo 1, “Defi nición y funciones de las oficinas de farmacia “, lo siguiente:
“En los términos recogidos en la Ley 14/1986, General de Sanidad, de 25 de abril, y la Ley 25/1990, de 20 de diciembre, del Medicamento, las oficinas de farmacia son establecimientos sanitarios privados de interés público, sujetos a la planificación sanitaria que establezcan las Comunidades Autónomas, en las que el farmacéutico titular-propietario de las mismas, asistido, en su caso, de ayudantes o auxiliares, deberá prestar los siguientes servicios básicos a la población:
1. La adquisición, custodia, conservación y dispensación de los medicamentos y productos sanitarios.
(. .. )”
Por tan to, el ejercicio de las actividades atribuidas legalmente a las oficinas de farmacia corresponde al farma céutico propietario-titular de la oficina de farmacia, sin que puedan en consecuencia dichas actividade s ser ejercidas por una soc iedad mercantil, encontrá ndose entre las referidas actividades, la adquisición, custodia, conservación y dispensación de los medicamentos y productos sanitarios.
De acuerdo con lo anterior, el rendimiento obtenido en la dispensación por el farmacéutico de los medicamentos y produc tos farmacéuticos, cu ya adquisición le corresponde al farmacéutico, formará parte del rendimiento de su actividad económica, junto con el resto de los rendimientos derivados de la entrega de bienes prestaciones de servicios que corresponda a las actividade s legalmente atribuidas a la oficina de farmacia de su titularidad.
Lo anterior no obsta para que los elementos patrimoniales distintos de los anteriores que integran el negocio de farmacia, tales como locales o mobiliario y enseres, puedan ser de la titularidad de una sociedad mercantil que los ceda al farmacéutico para su explotación en su oficina de farmacia.
(.. .).”
Si bien la consulta anterior se refería a una sociedad mercantil, en concreto a una sociedad de responsabilidad limitada, las consideraciones anteriores son aplicables a cualquier persona jurídica, por lo que al no poder ser una sociedad civil con personalidad jurí dica titular de una oficina de farmacia, los rendimientos derivados de dicha oficina en ningún caso tributarí an por el Impuesto sobre Sociedades, correspondiendo su tributación en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas correspondie nte a los farmacéuticos titulares de la oficina de farmacia, bien individualmente o en régimen de atri bución de rentas, conforme al artículo 8.3 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio (BOE de 29 de noviembre), en el caso de que la autorización se atribuya, como permite la normativa reguladora de las farmacias, de forma conjunta a varios farmacéuticos, cuya agrupación no puede, por las razones anteriores, tener una personalidad jurídica distinta a la de las personas físicas integrantes.
Lo que comunico a Vd. con efectos vinculantes, conforme a l o dispuesto en el apartado 1 del artículo 89 de la Ley 58/20 0 3, de 17 de diciembre, General Tributaria.
WhatsApp chat