Recientemente, nos hemos encargado de la defensa de algunos asuntos en los que se debatía si un requerimiento de señalamiento de bienes interrumpe la prescripción.

Al respecto, cabe decir que, tanto los Tribunales administrativos como judiciales, están resolviendo a favor de otorgarle efectos interruptivos.

“Tampoco puede prosperar la invocada prescripción de la acción de recaudación.
Si bien la providencia de apremio fue debidamente notificada el 28 de enero de 2003 en tanto que la liquidación lo fue el 17 de septiembre de 1997, no obstante hay que considerar los siguientes extremos:
Primero, que en contra de lo afirmado por el recurrente no es que la Administración dictase nueva providencia de apremio «resultando imposible que la misma resucite otra anterior», como se afirma en la demanda, porque la anterior, se mantuvo incólume en la medida en que la irregularidad producida en torno a la misma se limitó a su notificación, acto distinto del propio acto notificado, como es de ver con claridad en la resolución al recurso de reposición de fecha 18 de junio de 2002, que refiere su notificación en el BOP no constando en el expediente los dos intentos de notificación previstos en el art. 105 de la LGT, y por ello en su parte dispositiva acuerda notificar en forma la providencia.
Y en segundo término que si bien aquella primera providencia de apremio, en cuanto carente de debida notificación, no surtió efecto interruptor de la prescripción de la acción de recaudación, no obstante sí surtió tal efecto el requerimiento de señalamiento de bienes previsto en el art. 133.2 de la L.G.T., como acción administrativa conducente a la recaudación del tributo.
(…)
Por otra parte, una cosa es que el acto sea considerado de trámite, y otra distinta que por ello no interrumpa la prescripción: como acto tendente a recaudar si surte tal efecto.
Por último resulta que si bien el requerimiento fue acordado tras una providencia de apremio cuya notificación fue dejada sin efecto, ello no implica que tal requerimiento no surtiera efecto interruptor de la prescripción por cuanto no se puede establecer que adoleciera de nulidad radical de pleno derecho.”
STSJ de Cataluña 1065/2008, de 30 de octubre de 2008Rec. n.º 337/2005 <<Fundamento de Derecho Cuarto>>
WhatsApp chat