MOTIVOS ECONÓMICOS VÁLIDOS EN EMPRESAS FAMILIARES SEGÚN LA DGT.-
En Marbella a 12 de enero de 2017.
Actualmente la DGT se está teniendo la ocasión de interpretar el alcance del término “motivos económicos válidos” a que se alude en diversos preceptos de la Ley. Se trata, en todo caso, de una fuente jurídica de indudable valor para otros contribuyentes que pueden tenerlas en cuenta para futuras operaciones/negocios que quieran emprender.
No obstante, debe tenerse precaución y sentido común, porque, tal y como dice la propia DGT  que se trata de una cuestión probatoria y que se pronuncia ” sin tener en cuenta otras circunstancias no mencionadas, que pudieran tener relevancia en la determinación del propósito principal de la operación proyectada”, lo que, puede implicar que la Administración, más adelante, valore otros elementos no expuestos inicialmente; también, debe tenerse en cuenta que, en muchas ocasiones, los motivos económicos pueden resultar nimios si los comparamos con el beneficio fiscal.
Por tal motivo, es importante tener en cuenta los principios generales del derecho (buena fe, prohibición de abuso, etc), que en nuestro Ordenamiento Jurídico, además de en las normas generales, tienen acogida en la propia LGT, en los artículos 12 a 16). Será también, trascendental, tener en cuenta los actos posteriores que realicen los interesados (que lógicamente no pueden ser tenidos en cuenta por la Administración) que deben confirmar los propósitos económicos tenidos en cuenta por la Administración.
Sin perjuicio de lo anterior, consideramos una buena noticia que  el Órgano Consultivo no pone obstáculo a que puedan ser causas justificadas asuntos tales como  mejorar cuestiones de sucesión de la empresa familiar (protocolos, equiparar a todos los socios, mejorar la gestion, etc), cuestión que consideramos resulta de capital importancia.
En el caso analizado la DGT,en caso de, reestructuración, consistente en una “aportación de capital”, ha considerado inicialmente que pueden considerarse válidos a los efectos del artículo 89.2 de la LIS, los siguientes motivos:
1.- La operación planteada se realiza con la finalidad de solucionar problemas de crecimiento de la empresa, toda vez que dado que la misa está repartida en dos mitades del 50%.
2.- Lo anterior, provoca que  “determinados avances o inversiones no sean comunes para los socios, dejándose de desarrollar ante el desacuerdo, solucionar futuros problemas de sucesión, ya que cada grupo familiar se organizará dentro del seno de la empresa familiar nueva”
3.- Centralizar la planificación y la toma de decisiones.
4.- Facilitar la percepción externa del grupo y mejorar la capacidad comercial, de administración y de negociación con terceros.
5.-  Reforzar la posición de las empresas mediante procesos de competencia interna.
6.- Lograr la mayor eficacia en la gestión de valores, así como la posibilidad que ofrece la reestructuración que se pretende de que las sociedades Holding reinviertan los dividendos que puedan percibir de las sociedades dependientes.
7.- Simplificar los problemas futuros de sucesión, mediante la elaboración de un protocolo familiar que organice, en la medida de lo posible, la subsistencia futura de las sociedades holding.
WhatsApp chat