NO PERMITA LOS ABUSOS: LUCHE Y RECURRA. EL CASO DEL SR. AL QUE LE NOTIFICARON POR BOLETÍN CUANDO SE FUE DE VACACIONES.

A lo largo de los años hemos llevado en nuestro despacho casos en los que la Administración de turno literalmente abusó del contribuyente, notificándole por edictos, liquidaciones tributarias.  Después en vía de recurso administrativo o judicial, el Órgano revisor pudo ver la injusticia que se había cometido y en consecuencia anuló la resolución. A modo de ejemplo, sería el caso de una señora embarazada de 8 meses, ama de casa, que no pudo ser localizada por unos agentes tributarios y eso que se trataba de un pueblo de 2.500 habitantes donde se conoce todo el mundo. (la realidad es que era agosto y el Tribunal administrativo vio claramente lo que había sucedido realmente,  anulando las liquidaciones). Otro caso bastante lamentable fue el de aquella madre divorciada que no pudo ser localizada por Hacienda dado que en vivienda vivía el exmarido. Aquí el TEAR llegó al convencimiento de que no era de recibo no dejar defenderse a esta mujer.

Recientemente, en otro caso que nada tiene que ver con nosotros, el Tribunal Supremo ha confirmado la nulidad de unas liquidaciones que se publicaron por edictos, coincidiendo precisamente, cuando el interesado se fue de vacaciones en el mes de agosto, tratándose a su vez de un pequeño municipio. En este caso, se consiguió acreditar el incorrecto y abusivo uso del mecanismo de la publicación edictal.

La conclusión: no se rinda tan fácilmente. Luche por sus derechos.

Dice el TS.

Primero. Antecedentes
Se impugna, mediante este Recurso de Casación en Interés de Ley, interpuesto por el Abogado del Estado, la sentencia de 29 de mayo de 2014, de la Sección Primera de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de Barcelona, del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña , por la que se estimó el Recurso Contencioso- Administrativo número 638/2011 de los que se encontraban pendientes ante dicho órgano jurisdiccional.
El citado recurso había sido iniciado por D. Emilio contra la resolución del Tribunal Económico Administrativo Regional de Cataluña de fecha 29 de octubre de 2010, que declara la inadmisibilidad, por extemporaneidad, de la reclamación económico-administrativa número NUM000 interpuesta contra acuerdo dictado por la Administración de Gràcia de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria, por el concepto de IVA-2007, sanciones gestoras, liquidación NUM001 , y cuantía de 2.905,54 euros.
La sentencia de instancia estimó el Recurso Contencioso-Administrativo y no conforme con ella el Abogado del Estado interpone el Recurso de Casación en Interés de Ley que decidimos.
Segundo. Doctrina legal que se interesa
Estima el Abogado del Estado que se vulnera el artículo 112 de la LGT y solicita como doctrina legal la siguiente: “Las notificaciones edictales realizadas por la Administración cumpliendo todos los requisitos formales establecidos en el artículo 59 de la Ley 30/1992 y, en su caso, el artículo 112 de la Ley General Tributaria , y su interpretación jurisprudencial, no pueden ser declaradas nulas con fundamento en la presunción del órgano jurisdiccional de no ser válidos los intentos de notificación realizados en el domicilio del interesado durante el mes de agosto por ser un mes habitual de vacaciones.”.
Tercero. Argumentación de la sentencia de instancia
La específica razón que en el concreto asunto que la Sala de instancia decide la norma a estimar el recurso es que en el presente caso y dado que las notificaciones del acuerdo de imposición de sanción tuvieron lugar los días 6 y 7 de agosto de 2009, entendemos que falta la creencia racional de poder localizarle en tales fechas de “vacaciones estivales” siendo que el domicilio del demandante resultaba conocido por lo que la Sala entiende que el segundo intento de notificación durante el mes de agosto cuando el primer intento resultó infructuoso por encontrarse ausente es cumplir una mera formalidad que le ha privado al administrado de su constitucional derecho de defensa.
Se infiere de este razonamiento que el hecho de realizar las notificaciones en el mes de agosto es lo que ha llevado al órgano jurisdiccional a considerar que las notificaciones efectuadas no llegaron a conocimiento del sujeto pasivo.
Esta conclusión, por sí sola, no puede ser asumida pues la ley, específicamente el artículo 112 de la LGT , no excluye el mes de agosto como mes para efectuar notificaciones.
En materia de notificaciones hemos declarado de modo reiterado que el incumplimiento de los requisitos formales de las notificaciones no les priva de efectos cuando el órgano jurisdiccional, en virtud de las circunstancias concurrentes, llega a la convicción de que el obligado tributario ha recibido la comunicación objeto de notificación.
Contrariamente, y por idéntica razón y pese a cumplirse los requisitos legales, el Tribunal llega a la convicción de que la notificación no ha llegado a conocimiento del interesado, lo que le permitiría privar de efectos a la notificación efectuada.
Cuarto. Decisión de la Sala
En el asunto que resolvemos es patente que la Sala de instancia no ha expresado las razones por las que llegó a la convicción de que la notificación no fue conocida por el interesado y, la que expresa, realización de las notificaciones en el mes de agosto, no pueden ser asumidas como causa excluyente de la validez formal de la notificación, dado que la ley no excluye este mes de la posibilidad de llevar a cabo notificaciones válidas.
Pero por idéntica razón, pormenorizadamente expresada por el Ministerio Fiscal, el órgano jurisdiccional puede no dar validez a notificaciones realizadas en el mes de agosto y en el domicilio del interesado cuando en virtud de las circunstancias concurrentes llega a la convicción de que la notificación no ha llegado a conocimiento del interesado.
Es este el punto en que no es asumible la doctrina que el Abogado del Estado preconiza pues excluye la “presunción del órgano jurisdiccional” (naturalmente en función de los datos obrantes en autos) para dar valor a notificaciones celebradas con el cumplimiento de las formalidades legalmente requeridas.
No parece razonable asumir que la incorrección formal de las notificaciones sea irrelevante cuando el Tribunal llega al convencimiento de que el sujeto pasivo la ha recibido y no otorgar el mismo valor a la convicción del Tribunal cuando opera en sentido opuesto, es decir, cuando la notificación se ha efectuado de modo formalmente correcto, pero en virtud de las circunstancias concurrentes, apreciadas libremente por el tribunal, se llega a la convicción de que la notificación no ha llegado a conocimiento del interesado.
Todo lo dicho comporta que, aunque no se acepte el razonamiento del Tribunal de instancia, no puede adoptarse la doctrina pretendida por el Abogado del Estado, pues es la convicción del Tribunal a tenor de las circunstancias concurrentes, acerca del conocimiento real del acto notificado por el interesado, el elemento determinante de la validez de las notificaciones en los casos de conflicto.
WhatsApp chat