PETICIONES DE SUSPENSIÓN ANTE EL TEAR. SE ANULA RESOLUCIÓN DEL TEAR INADMITIENDO PETICIÓN DE SUSPENSIÓN.

Lamentablemente, la Administración Tributaria (AEAT), año tras año, está endureciendo los requisitos para poder suspender las deudas tributarias con otras garantías, hasta el punto de que ahora es prácticamente imposible utilizar, a tal fin, un bien inmueble previamente hipotecado, porque desde hace ya bastantes meses, se computa la totalidad de la responsabilidad hipotecaria, no sólo el principal, por lo que, en la práctica, casi ningún bien puede ser rehipotecado a favor de Hacienda.

Como alternativa a la a la solicitud de suspensión con otras garantías ante Hacienda, siempre cabe la posibilidad de pedir la petición con dispensa total o parcial de garantías ante el TEAR, debiendo acreditarse, en estos casos, la posible existencia de perjuicios de imposible reparación.

Según nuestro criterio, este tipo de peticiones tramitadas ante el TEAR ,por lo general, suelen tener poca acogida por estos tribunales administrativos que tienden a inadmitir de plano o a rechazar todas. En nuestra opinión, se trata de una interpretación excesivamente rigorista que no está en armonía con la doctrina de los Tribunales de Justicia que suelen ser más permisivos.

Buena prueba de este exceso de rigor por parte de los TEAR es la Sentencia del TSJ de Andalucía, 094/2016, de 23 de noviembre de 2016, Rec. n.º 625/2015 que ha estimado la reclamación al considerar que la decisión de inadmitir la petición de suspensión fue desproporcionada en la medida en que el demandante había presentado una solicitud que aportaba suficientes indicios como para entrar en el fondo.

Sobre la base de lo expuesto, y según resulta del expediente remitido, observamos, primero, que el recurrente no negó ser propietario de bienes susceptibles de ser dados en garantía, sino que más bien, y en verdad con un nivel de detalle y cálculo no habitual en este tipo de recursos, — según experiencia del Tribunal — alegó que su valor venal iba a resultar notoriamente insuficiente para cubrir las responsabilidades determinantes del embargo, y a partir de ahí, sirviéndose de una profusa documentación se esforzó en justificar el desequilibrio personal y familiar que le ocasionaría la continuación del proceso de ejecución, detallando sus gastos fijos y circunstancias relativas a su descendencia.
Esto es, sería injusto afirmar que en vía administrativa, se solicitó la suspensión sin más, sin hacer mención alguna a la imposibilidad de prestar caución ordinaria o de otro tipo y hablando en abstracto de los perjuicios de imposible o difícil reparación, sin referencia alguna a las circunstancias personales del demandante y sin justificación, por lo que, conforme al precepto citado, la decisión del TEARA no podía ser otra que la inadmisión de la solicitud. No nos compete ahora determinar si efectivamente de la documental aportada se deduce la existencia de los perjuicios irreparables para la recurrente que se alegan, pero lo que sí debemos declarar es que se ha intentado justificar los mismos. De aquí que, conforme la normativa transcrita, no quepa la declaración de inadmisibilidad de la solicitud de suspensión sino que, conforme con el suplico de la demanda, que es donde se determina la pretensión a la que hay que dar respuesta, y con estimación de ésta, revoquemos el acuerdo del órgano económico-administrativo para, en consecuencia, con retroacción de actuaciones, emita el TEARA un pronunciamiento sobre la viabilidad de la solicitud de suspensión sin garantías de la liquidación reclama.
Nuestro consejo es que no se de por vencido. Luche por sus Derechos, siempre dentro de la legalidad, con las herramientas que proporciona el Estado de Derecho. Como dirían los mexicanos: NO SE RAJE!!!!!
WhatsApp chat